miércoles, 9 de febrero de 2011

BENARÉS, LA CIUDAD SANTA

Si la India, nos depara lugares y momentos únicos para los fotógrafos, sin duda el más mágico lo vamos a disfrutar en Benarés o Varanasi, una de las siete ciudades sagradas del hinduismo, así como para el jainismo y el budismo.
Situada junto al sagrado Ganges, es lugar de peregrinación de miles de personas, algunas vienen a lavar su cuerpo y su alma, y otras a morir o a ser incineradas, ya que según el hinduismo, quien muera allí o cerca de la ciudad, termina su ciclo de reencarnaciones; ademas un hinduista debe visitarla al menos una vez en la vida. La parte menos mística del río la encontramos en su polución, varios cientos de veces superior a lo permitido por la OMS.
El río discurre junto a grandes edificios de los que salen unas escaleras o ghats, en estas escaleras y sus orillas, vemos a miles de personas al amanecer, tomando sus baños purificadores en el río, a la vez que rinden tributo al dios del Sol, Surya. Cada ghat y cada edificio pertenece a un grupo o un país. También aquí vemos varios crematorios humeantes, clara muestra de la ceremonia sagrada de incineración de los difuntos que han venido a morir a Benarés.
El ritual se repite día a día, año a año. Por la noche, sacerdotes practican un ritual de cantos y fuego para purificar los lugares que servirán para quemar a los cuerpos a la mañana siguiente.
video

Al amanecer, con los primeros rayos de sol, la gente hace unas ofrendas de pequeñas flores que son arrojadas junto con una vela al río Ganges, que se las lleva aguas abajo. La gente ya está en las escaleras y en el agua, lavando su alma. El color de estas primeras luces del día, y los ropajes de la gente es un espéctaculo único para los fotógrafos. Un paseo tranquilo, en barca por los ghats, nunca lo vamos a olvidar, y es tal la sensación interior que te embarga (al menos a mí), que crees flotar, y por una vez en la vida, crees que tu alma está en paz con el Universo.









No hay comentarios:

Publicar un comentario